photo banner00_zps6rtpxl1d.gif
ParticipaEnvíanos Noticias sobre Actualidad + Tendencias

Altos niveles de mercurio contaminan el Gran Cañon

Gran-Cañon

El Gran Cañón, un hito simbólico del entorno natural de Estados Unidos no es inmune a los estragos de la contaminación.

Las concentraciones de mercurio y selenio en las redes alimentarias del Gran Cañón superan regularmente los niveles considerados riesgosos para los peces y la vida silvestre. Estos hallazgos provienen de un   Estudio Científico   del Servicio Geológico de Estados Unidos publicados en la revista Toxicidad Ambiental y Química.

“La gestión de los riesgos de exposición en el Gran Cañón será un reto, ya que las fuentes y los mecanismos de transporte de mercurio y selenio se extienden mucho más allá de los límites del Gran Cañón”, dijo el doctor David Walters, ecologista investigación USGS y autor principal del estudio. 

  Discovery News   escribe: Los investigadores recogieron datos de seis sitios a lo largo del río Colorado, que serpentea a través del Cañón. Ellos encontraron que las concentraciones de mercurio y selenio en peces pequeños, invertebrados y peces grandes excedieron los límites de toxicidad dietéticas establecidas para los peces y la vida silvestre que se alimenta de peces. Los datos también revelaron que las concentraciones medias de mercurio en muchos de los peces estudiados los harían peligrosos para el consumo de los seres humanos.

Mientras que la contaminación por Selenio puede venir de la escorrentía agrícola y la minería, por lo menos algunos de los niveles que se registran en el Gran Cañón son atribuibles a los altos niveles que se encuentran de forma natural en el suelo. La contaminación por Mercurio, por el contrario, probablemente proviene de las emisiones de las plantas eléctricas distantes que queman carbón, así como otras fuentes de origen humano.

Sin embargo, en cuanto a la forma en que entran al Gran Cañón de estos lugares distantes, los científicos creen que la mayor parte del Mercurio está siendo transportado por las algas del Lago Powell, que hacen su camino hacia el cañón, informó el    Daily Sun.  

“Los resultados del presente estudio se suman a un creciente cuerpo de evidencia que muestra que los ecosistemas remotos son vulnerables al transporte a larga distancia y la posterior bioacumulación de contaminantes”, escribieron los investigadores.

Este estudio pone en relieve la importancia de la responsabilidad ambiental, ya que lo que hacemos fuera o lejos de ambientes naturales protegidos afecta directamente la vida silvestre y el ecosistema.

Fuente:   news.discovery.com