photo banner00_zps6rtpxl1d.gif
ParticipaEnvíanos Noticias sobre Actualidad + Tendencias

El periodista hispano que se enfrentó a Donald Trump

Jorge Ramos, sin que le concedieran la palabra, le hizo una pregunta sobre inmigración al polémico precandidato republicano, tras lo cual fue sacado de la sala.trump_ramos

Jorge Ramos, el más reputado periodista hispano de Estados Unidos, quien fue expulsado de una conferencia de prensa de Donald Trump el martes, no tenía nada que perder y sí mucho que ganar. Buscaba enfrentar al precandidato republicano más mediático, más controvertido y, por ahora, el que está más arriba en las encuestas. Y para eso iba a abordar uno de los grandes caballitos de batalla de Trump como han sido los indocumentados y su amenaza de deportarlos en caso de que llegue a la Casa Blanca. Sin que le concedieran la palabra, Ramos comenzó a hacerle a Trump una pregunta sobre inmigración, en una conferencia previa a un acto del empresario en Dubuque, Iowa.

   Mira el vídeo aquí   

Con ese gesto frontal, en la mañana de este miércoles, Ramos estaba en boca de todos y parecía situarse en el sitial de los periodistas imprescindibles de Estados Unidos, tanto por estilo como por oportunismo. No por nada el diario The New York Times lo ha definido como “el Walter Cronkite de los hispanos”, en referencia al presentador cuyo rechazo a la guerra de Vietnam llevó a decir al Presidente Lyndon B. Johnson que “si hemos perdido a Cronkite, hemos perdido la guerra”.

Ramos, quien nació en Ciudad de México en marzo de 1958, emigró a Estados Unidos en 1983 cuando la cadena de televisión donde trabajaba, Televisa, censuró uno de sus reportajes. Se instaló en Los Angeles y en 1985 fue contratado por Univisión. Un año después ya era el conductor del noticiero central de ese canal hispano.

Cada noche los ven dos millones de espectadores y con ese respaldo no ha tenido complejo en cuestionar a diestra y siniestra los planes migratorios. Incluso le exigió a Barack Obama que rindiera cuentas por no aprobar esa reforma y el año pasado cruzó a nado el Río Grande para mostrar los peligros que enfrentaban a los inmigrantes en su empeño por llegar a Estados Unidos. De la misma forma se ha enfrentado a los precandidatos republicanos, como cuando le preguntó a Ted Cruz porqué negaba a los hispanos “la misma oportunidad” que tuvo su padre, de origen cubano y que logró la ciudadanía estadounidense en 2005.

Con un estilo que muchas veces parece más activista que periodista (de hecho pidió la renuncia del Presidente mexicano Enrique Peña Nieto), ha cubierto cinco guerras y ha entrevistado a los más importantes gobernantes del continente de los últimos años, incluidos Barack Obama, Fidel Castro, George W. Bush, Hugo Chávez o Alvaro Uribe. Esperó hasta 2008 para adoptar la nacionalidad estadounidense. Y con esa actitud frontal, cuando algún político no va hasta su estudio, él mismo va donde el político para hacerle sus preguntas, cosa que hizo el martes con Trump, a lo que el magnate respondió: “Siéntate, vuelve a Univisión”.

Fuente:    bbcmundo